Reflexión: SOFTWARE LIBRE, PANDEMIA y RECURSOS

Reflexión: SOFTWARE LIBRE, PANDEMIA y RECURSOS

¿Cuánto hace que pensaste en cambiar tu pc o notebook por una más “potente”? Estamos entrando de lleno a una etapa donde la obsolescencia programada se debe llevar al máximo.

¿Por qué ahora?

La pandemia ha dejado trastabillando la economía mundial y la tecnología no puede quedar exenta. De todas formas el concepto de la obsolescencia programada data de mucho antes, basta con acceder a Wikipedia para comprender el concepto.

Pero con la demanda en comunicaciones ¿es tan así?

¡Claro que sí! Es el momento ideal para aumentar la dependencia a los estándares propuesto por los monopolios informáticos (implícitos) como Microsoft y Apple. Las Actualizaciones automáticas están al orden del día, de seguro ni te has dado cuenta de que tu sistema se actualiza bajando toneladas de información de internet; además de consumir ancho de banda, te modifica el sistema sin tu autorización generando una carga (por lo general) innecesaria de los componentes y adelantando el reloj para acercarse a su momento de recambio y reduciendo continuamente la utilización libre de los recursos. En otras palabras, acercarse a la fecha de vencimiento que estas corporaciones consideran óptima para que compres equipamiento más nuevo: sería comercialmente inútil un foco que nunca se queme.

De este modo te llevan al recambio por equipos más nuevos que soporte la sucesión de parches de actualización de sistema para garantizar un sistema relativamente estable, ya que al ser un software donde no se conoce su “receta” son muy pocos los que están encargados de programarlo eficientemente.

Es inevitable que las necesidades vayan en aumento; la diferencia está en identificar cuáles son necesidades y cuáles son propaganda, estas son las “magias” del software privativo.

¿Qué salida tenemos?

Después de 20 años usando sistemas libres, puedo creer que cerca del 99% (por no decir 100%) de las funciones que realiza la inmensa mayoría de usuarios de pc y notebook, pueden llevarse a cabo con una de las miles de distribuciones de GNU/Linux disponibles de forma totalmente gratuita.

Con actualización prácticamente, no hay “Linux viejos”. Todas las actualizaciones están al alcance de un clic si así lo deseamos, desarrolladas por las comunidades de programadores de miles de miembros.

“Linux es difícil”

No debe haber falacia más garrafal que la expresada en la frase anterior. De hecho, hoy por hoy, utilizar GNU/Linux no demanda más conocimiento que utilizar cualquier versión de Windows: hay tantas distribuciones como necesidades. En internet hay infinidad de información, foros o wikis de acceso totalmente gratuito, por la sencilla razón de que el funcionamiento de dicho sistema está abierto a la comunidad. No hay “secretos” ya que se puede acceder a su código fuente, es decir, se tiene libre acceso a la “receta”: se conoce cómo está HECHA la torta, además de saber cómo COMERLA.

¿Por qué es “impopular” Linux?

Partamos de la base de que la supuesta impopularidad de Linux es otra mentira. El sistema operativo más popular del mundo está basado en el código abierto Linux. Android es una distribución basada en Linux, de modo que es otra falacia decir que es impopular, así como también teniendo en cuenta que el 60% de servidores en el mundo utilizan GNU/Linux.

Puede ser que en el sentido de uso domiciliario en ordenadores sea “impopular”, pero debemos tener en cuenta que la inmensa mayoría de pc vienen con sistema operativo OEM de Windows, es decir que vienen con una licencia limitada en el tiempo que después debes pagar para seguir usando. También es verdad que vienen parches piratas para sortear estas “trabas legales”, pero lo más grave no es la ilegalidad del parche, sino la imposibilidad de disponer plenamente del equipamiento adquirido, de no tener control, y sobre todo de que la información de cada usuario viaja a internet sin su consentimiento.

¿Qué seguridad tengo de que con Linux no pase eso?

De hecho es sabido, como se menciona antes, que es un sistema de código abierto: todo el que desee puede acceder a la “receta”, para saber cómo funciona; de ahí que si se quiere hacer algo indebido, van a haber miles de programadores que van a estar advirtiendo esto. Ya pasó con una distribución llamada Deepin, muy criticada por la comunidad por filtrar información de los usuarios supuestamente para “optimizar su experiencia”.

Sin embargo no pasa lo mismo con Windows, cualquier empresa que desee obtener información sobre conductas de los usuarios puede adquirir las bases de datos generadas por sistemas cerrados, porque por eso son cerrados (seamos honestos, de los usuarios domiciliarios, ¿quien ha comprado licencia de uso de Windows?, el negocio va por otro lado… eejemmmm, Facebook….)

En tiempos de Pandemia

Si de algo sirvió este período de aislamiento preventivo (cada vez más desvalorado) fue para profundizar y dejar de manifiesto la disparidad en la posibilidad del acceso a recursos, sea cual fuera su origen. En este caso, la tecnología es un recurso que, además de que su demanda ha ido en aumento, ha ganado jerarquía dentro de las prioridades de la vida cotidiana. Junto a ella, el acceso a la conectividad y la posibilidad de utilizarla. Esto ha acentuado la brecha entre quienes tienen acceso regular a estos recursos y pueden “actualizarse” y quienes no, limitando así su proyección como individuos.

¿Qué estamos planteando?

  • “Qué ‘Viejos’ son los trapos” (algunos)
  • Que hoy por hoy una máquina (notebook o pc) de unos 10, 12 o hasta 15 años de antigüedad puede desempeñarse sin problemas para el 90% de las tareas domésticas o escolar.
  • Que es posible romper las esposas digitales impuestas por las corporaciones monopólicas.
  • Que disponemos plenamente de nuestros recursos y es posible optimizarlos sacándoles mejor y más provecho sin tener que seguir gastando dinero extra innecesariamente.
  • Que las libertades no solo deben ser físicas: las digitales están siendo manoseadas, sin saberlo, y no debemos permitirlo.

…Por la emancipación digital, ¡arriba la lucha del software libre!…

Autor

David Mauro

David Mauro

Tecnico telecomuncaciones

A lo largo de mi relacion con la informatica siempre busque de llevar y masificar las herramientas necesarias para un desarrollo y uso comunitario en las tecnologias. Acercando a quien lo requiera todo lo q uno va incorporando para potenciar a los demas y nutrirme de otras experiencias. He encontrado en la comunidad OpenSource estas cualidades q permiten lograr esos objetivos.

Comentarios